jueves, 27 de agosto de 2015

Mi Pasalibro, Vol,. 3: H

¡Hola, potingueras!

No sé si recordaréis el Pasalibro, aquél proyecto que imitaba el rosco de pasapalabra, pero aplicado a la lectura que rondaba por los blogs hace un par de años.

Estos son los post anteriores relacionados con este serial:
- Volumen 1.
- Volumen 2.

Como podéis comprobar, yo lo tenía bastante aparcado.

No es que no haya leído nada en el tiempo transcurrido entre esas ediciones y el día de hoy; sino que, por un lado, la mayoría de mis lecturas han sido de tipo técnico, referidas a formaciones o a temas que no son narrativa, y considero que poco o nada tenían que ver con la idea que tengo yo del Pasalibro; y, por otro, ha habido muchos libros que no he terminado porque no me aportaban nada, o me aburrían. 

Como ya os comenté una vez, con el paso de los años y las experiencias, no todo te sirve, y, si algo no te está dando más que ganas de terminarlo por quitártelo de encima, mejor hacer otra cosa.


H: Hawkins, Paula. La Chica Del Tren.
Me tropecé con este libro, precisamente, en la estación de tren, cuando perdí el mío y tuve que esperar al siguiente. Preferí un libro a una revista, y éste fue el único que llamó mi atención.
Luego recordé que Gadirroja lo había recomendado.

La historia comienza como el diario de una mujer que hace dos trayectos diarios en tren muy concretos, en los que se dedica a pensar sobre su caótico estilo de vida, y a inventarse la perfecta historia sentimental de una pareja a la que observa siempre en un mismo punto de su camino. Incluso se inventa nombres y profesiones para ellos.

Sin embargo, un día, algo le hace pensar que no son tan perfectos, y, sin saber muy bien cómo, se implica en una historia que comienza con una desaparición, y que va descubriendo detalles bastante escabrosos sobre varios de los personajes.

Es un relato escrito en primera persona por 3 voces femeninas, en formato de diario con 2 entradas por día. En ese sentido, es fácil despistarse y no saber quién está hablando hasta llegado cierto punto del relato, porque las voces te resuenan igual. Se expresan con un lenguaje prácticamente idéntico, y su proceso mental es muy similar. Existe cierta monotonía, en ese sentido.
Por eso, para mi, flojea en este punto, aunque entiendo la dificultad que implica el conseguir 3 voces diferentes, pero hay recursos para diferenciarlas, aunque sólo sea que no tengan diarios con el mismo formato y número de entradas por día.

Por otra parte, es una historia fácil de leer, aunque, si os soy sincera, de 500 páginas que tiene, el ritmo comienza a partir de cerca de la número 400. No es aburrido, ni lento, pero tampoco tiene nada "emocionante" (desde mi punto de vista), que te enganche de tal modo que no puedas soltar este libro hasta llegado ese punto, y tampoco es fácil identificarse con ninguno de los personajes que aparecen. No considero que sea imprescindible la identificación, pero sí debe existir algún tipo de conexión entre lector-personaje, lector-trama.

Respecto a si sorprende o no sorprende, depende de la persona, su trayectoria, y su forma de entender la narración. Tiene giros buenos, muy bien llevados y cerrados, alguno se queda un poco más cojo que otro, pero está bien enlazado y no se nota demasiado. Va dejando pequeñas pistas que te inducen a encontrar por tí misma la explicación a los diferentes interrogantes que presenta la historia, pero, si eres medianamente hábil, descubres el pastel antes de que te lo revele el libro. Sobre todo, si te has criado con cine negro, Hitchcock, y otros maestros del suspense (ojo, suspense, no terror ni casquería), y has seguido por esa línea.

Es un libro de fácil lectura, entretenido, bien enlazado, pero sin personajes demasiado complejos. Tienen su cara B, cosa que me gusta, porque si no, serían muy planos, pero no tienen psicologías demasiado rebuscadas.

Para pasar una tarde o dos con él, está bastante bien. A mi me ha gustado pero no creo que sea de lo más memorable que haya leído.

Creo que me he extendido mucho, así que lo dejamos aquí por hoy, y espero volver pronto con otra propuesta de lectura interesante.

¿Habéis leído este libro?¿Qué os ha parecido?¿Alguna recomendación, potingueras?


miércoles, 26 de agosto de 2015

Mis Primeros Productos de Nabla Cosmetics

¡Hola, potingueras!

Hacía mucho tiempo que quería probar productos de Nabla Cosmetics, sombras y barras de labios para ser más concreta.

Como a vosotras, a mi el constante bombardeo en blogs y redes sociales de cositas bonitas, me afecta, me provoca curiosidad, y, con algunas de ellas, acabo cayendo.

Esta vez, el estar más liada que la pata de un romano con varios temas hizo que me tomara esta compra con calma, con el resultado final de que fue mi amiga Gadirroja la que me consiguió los productos que os voy a enseñar hoy, y me los envió como parte de mi regalo de cumpleaños.


No me voy a enrrollar explicando mucho sobre la marca, porque San Google todo lo sabe, y hoy me apetece una entrada más centrada en el color y el disfrute, que en datos técnicos.

Comenzamos por las sombras, que llegaron acompañadas de una paletita rosa, imantada, y con tapa superior transparente que nos permite ver el contenido.

Por lo que tengo entendido, esta paletita la suelen regalar por la compra de X sombras, pero no recuerdo el número de ellas, lo siento. Sé que en la mía caben 6, y que hay otra para 12.


Con respecto a las sombras, me ha encantado el tacto aterciopelado, casi cremoso que tienen, y la alta pigmentación que proporcionan. Me han recordado a algunas de Inglot.

Tribeca: Marrón avellana, cremosa, muy cubriente, muy pigmentada, y con acabado metalizado.

Daphne nº2: Es una sombra que yo denominaría cobre vino, porque está a caballo entre esos dos colores. Es cremosa, muy cubriente, muy pigmentada, y con acabado metalizado.

Grenadine: Es muy parecida a la anterior, solo que ésta es mucho más clara, y más rosada. También es cremosa, muy cubriente, muy pigmentada, y con acabado metalizado.

ExtraVirgin: El nombre viene por el aceite de oliva, porque tiene ese color, el de una oliva verde dorada. Es impresionante en directo. Cómo no, es cremosa, muy cubriente, muy pigmentada, y con acabado metalizado.

Atmosphere: Tiene un color verde agua de base muy bonito, rematado por un  reflejo dorado frío que la hace muy especial. Dejad que os sorprenda: es cremosa, muy cubriente, muy pigmentada, y con acabado metalizado.

Todas se trabajan muy bien, se funden fácilmente, se difuminan sin perder el matiz de color, y agarran muy bien a la piel; aunque, en verano, sin prebase, yo no suelo utilizar prácticamente ninguna sombra. Tenemos mucho calor y mucha humedad por estas tierras.


Estas sombras no contienen siliconas, parabenos, aceites minerales, Ftalatos, Edta, ni Pegs; y son cruelty-free.



La barra de labios Diva Crime  me ha sorprendido, por dentro, y por fuera.


La que yo tengo es la Across The Universe, y le tenía echado el ojo desde hace tiempo.

Posee un color rosa fresa super intenso, y súper femenino, y un acabado liso que la convierten en una barra de labios muy favorecedora para cualquier mujer.

La textura es super cremosa, muy deslizante, pero nada grasa. Es como si pasaras una capa de crema coloreada sobre el labio y se quedara ya allí, perfecta, sin resbalar, sin marcar arruguitas.

Una vez se asienta, permanece horas. No es un labial fijo, pero sí de larga duración, y tiñe el labio. Al hacer esto, el acabado se va tornando más mate, pero en ningún momento deja efecto acartonado o reseco.




Es muy confortable, y muy fácil de trabajar.

Tiene una fórmula hidratante enriquecida con camelia japonesa. Tampoco contiene siliconas, parabenos, aceites minerales, Ftalatos, Edta, ni Pegs; y es cruelty-free.


Formulaciones respetuosas en sombras y barras de labios

Llama la atención su tamaño, porque el envase es muy pequeñito. Os la comparo con una de Catrice para que os hagáis una idea.

Sin embargo, la cantidad de producto es incluso superior a muchas barras de labios que tienen mayor tamaño.



Sin ir más lejos, esta de Catrice tiene 3,8 gramos frente a los 4,2 gramos de la de Nabla. Parece poco, pero es casi medio gramo.


Tanto las sombras como la barra de labios me han encantado, y seguramente me haré con alguna sombrita más (ya tengo fichadas unas cuantas), y con otras barras de labios, porque me ha parecido que tienen una calidad incuestionable, y  un precio bastante razonable en relación a lo que ofrecen.

¿Habéis probado algo de Nabla?¿Alguna referencia de recomendación en sombras o labiales?¿Qué sombra os ha gustado más?¿Os parece la barra de labios tan preciosa como a mi, potingueras?

martes, 25 de agosto de 2015

Contorno de Ojos de PostQuam y Crema de Carobels: Cremigeles de tratamiento y yo.

¡Hola, potingueras!

Hoy voy a hablaros de un par de productos que no comparten nada más que su origen (un regalo que me hizo Gadirroja), y su textura: cremigel.

Me sorprendió que mi amiga me enviara dos productos con esa textura, puesto que he comentado en varias ocasiones que no es mi favorita, precisamente. Mi piel tiende a deshidratarse, y es sensible; por tanto, me encuentro más cómoda con texturas cremosas o lechosas siempre que tengan cremosidad.

Esto, cualquiera que comparta mi tipo de piel, o que haya sufrido alguna irritación, lo comprenderá. Te aportan una especie de colchón amortiguador, una sensación de protección que, difícilmente, encontrarás en otras texturas.

Sin embargo, confié en el criterio de mi compañera bloguera y confidente potinguil, porque, si ella intuía que me podrían gustar, por algo sería.



Con el Contorno de Ojos Gel Crema de PostQuam tenía la idea más clara. Ella ha probado, al menos, un par de contornos de ojos de esta marca que tienen esta textura y, pese a que también es algo especial para los tratamientos de este área, le han ido bien.

El que yo tengo no es el mismo que os dejo enlazado a su blog. El mío pertenece a la línea Specific Treatment, que parece ser antiedad.

Es un contorno de ojos descongestivo, que combate las alteraciones que surgen alrededor de ojos y labios.

Tiene efecto estimulante, es nutritivo e hidratante a un tiempo, corrige arrugas y líneas de expresión, y da un aspecto más descansado y joven.

Al menos, eso es lo que dice su fabricante sobre él.


Yo me he encontrado con un contorno de ojos en textura cremigel, ligero, pero efectivo a la hora de hidratar correctamente la zona del contorno del ojo, algo en lo que no confiaba demasiado en principio.

Con el paso de los días, y el uso continuado, la piel de esta zona la encuentro más uniforme, menos irritada, menos seca, y con mejor apariencia.

Bolsas, el día que no duermo, sigo teniendo las mismas, y ojeras, tres cuartos de lo mismo; pero, la función básica, que es lo que a mi me interesaba, la cumple.

Eso sí, lo uso como contorno de día. Por la noche recurro a otro de textura crema.

Tiene un olorcito fresco y suave, muy agradable, y se presenta en tarro sin espátula; cosa que, de costar realmente lo que marca en su web, me parece mejorable; porque, por 40€, qué menos que una espatulita para no estar metiendo el dedazo en el envase cada vez que lo uses. 

No os asustéis por el precio, suele ser bastante más económico si lo compráis en otras tiendas que no sea la oficial.

Con la crema de manos ya sí que me perdí.
Yo uso muchas cremas de manos, es un producto que me encanta, pruebo, y gasto, en cantidades bastante considerables.

Supongo que fue la marca, Carobels, lo que hizo animarse a mi amiga a enviármela.

Se llama Cherry Kiss, y es una crema hidratante para manos en textura cremigel, que tiene un color rosado, y un olor a chuchería que, si no fuera porque pasa pronto, me acabaría empalagando. Huele parecido a una piruleta, pero más dulce todavía.

Es agradable, y se asienta rápido, deja las manos suaves, sin rastro graso, e hidrata, pero su composición no es de mis favoritas.


Tiene parafina líquida como segundo componente, y eso le da cierto tacto plasticoso que, aunque con el masaje se va perdiendo, revela que es más artificial y barata de lo que pretende.

Vale que también contiene aloe vera y aceite de almendras dulces, pero me convencería más si el orden en el que se encuentran los componentes mencionados fuera el inverso.

Me choca que la marca la incluya dentro de su línea de manicura profesional, cuando tienen otros productos con formulaciones muy superiores en otras gamas y líneas.

De hecho, la recomiendan para manos y pies dañados y resecos 



No me ha conquistado. La terminaré, porque cumple su función, pero no me convence. No es mal producto, pero su olor me echa para atrás.

¿Habéis probado alguno de estos productos?¿Os gustan los olores dulzones?¿Qué producto os atrae más, potingueras?



lunes, 24 de agosto de 2015

BH Cosmetics Eyes On The 80's, recupera tu faceta más punk

¡Hola, potingueras!

La semana pasada compartí con vosotras la review de mi primera paleta BHCosmetics, la Eyes on 70's, y hoy os voy a hablar de la segunda de esta trilogía incompleta que tengo, la Eyes on The 80's.

También esta me la envió Gadirroja hace ya unos meses.

Mientras que en la 70's se nos animaba a recuperar nuestro espíritu flower-power, en la 80's se nos invita a reflotar y jugar con ese espíritu punk que todas tenemos (unas más desarrollado que otras, unas más externo que otras)


He notado diferencias entre una y otra paleta, y debo deciros que, pese a que en la 80's hay algunas sombras muy especiales, la pigmentación de la mayoría de ellas es bastante inferior que la de las sombras de la 70's; además de que el colorido es bastante más complicado de combinar en looks de corte social; pero, sacando a jugar a una de nuestras paletas de neutros, de las que tenemos  varias, todo se consigue.

Al igual que la 70's, la 80's ya es difícil de conseguir en la página de BHCosmetics, pero, hasta hace poco, estaba a la venta, y a muy buen precio, por cierto (unos 10$ o menos) Todo es buscar puntos de venta alternativos en caso de que no la encontréis por allí.


Una vez más, os emplazo a poneros cómodas, a tener a mano una bebida fresquita, y a disfrutar del color, porque tenemos 30 sombras por analizar, de fila en fila, y de arriba hacia abajo.

Fila 1: Tonos neón.

Naranja mate con un matiz neón. Muy pigmentada, y nada polvorienta.
 

Amarillo pollo mate. Poco pigmentada, algo traslúcida. No es polvorienta.
 

Verde neón mate. Pigmentación buena, no es polvorienta.
 

Verde hierba mate con reflejo satinado dorado. Bien pigmentada, nada polvorienta.
 

Azul liláceo neón. Poco pigmentada y polvorienta. Hay que trabajarla con cuidado y sobre base que la sujete.
 

Violeta mate. Bien pigmentada, pero algo polvorienta en transferencia.
 

Fila 2: Más neones.



Rojo mate neón. Tiene tal intensidad que, depende del sensor de la cámara, lo capta, o no lo capta. Yo con una cámara la consigo sacar tal cual es -la que véis en la foto-, y, con la otra, me sale un rosa frambuesa escandaloso.
Pigmenta muchísimo, es muy opaca, y nada polvorienta. Es casi cremosa al tacto.

Rosa fucsia mate neón. Características similares a la anterior.

Rosa medio, mate. Es poco pigmentada, y algo traslúcida, pero no es polvorienta. Con una base, se consigue opacidad.

Dorado metalizado. Es bastante pigmentada, y, tomando la cantidad necesaria, es bastante cubriente. Nada polvorienta.

Amarillo neón mate.Super intensa, muy pigmentada, algo polvorienta, pero apenas notable en ese sentido.



Verde esmeralda satinado con reflejo dorado metalizado. Muy pigmentada, muy cubriente, nada polvorienta, y una de las más bonitas de esta paleta.

Fila 3: colores del agua.

Violeta metalizado traslúcido con micropurpurinas plateadas. No es una sombra opaca, pero se puede conseguir con una base de color. Pigmenta bien, y no es polvorienta.

Azul turquesa ligeramente satinado. Muy pigmentado, nada polvoriento.

Azul celeste, metalizado, traslúcido, y con micropurpurinas plateadas. No es una sombra opaca, pero se puede conseguir con una base de color. Pigmenta bien, y no es polvorienta.

Azul celeste, más claro que el anterior, satinada, casi metalizada, casi cremosa, bien pigmentada, y nada polvorienta.

Verde menta satinada, muy cremosa, super pigmentada, nada polvorienta. Un amor de sombra.

Azul liláceo metalizado. Semitraslúcida, pero bien pigmentada, no es polvorienta.

Fila 4: lilas y rosas.

Lila satinado, cremosa, bien pigmentada, pero algo polvorienta en la transferencia, hay que trabajarla con amor.

Lila duocromo de reflejo metalizado, y con base rosa topo satinado, difícil de apreciar. La pigmentación es buena, pero es tan clarita, y se mimetiza tanto su color base con la piel, que parece más un velo de color que otra cosa. No es polvorienta, y sí muy cremosa.

Rosa rojizo metalizado poblado de purpurinas plateadas en abundante cantidad. Es bastante polvorienta, así que hay que trabajarla a toques, y sobre base para purpurinas, porque si no, se os quedará toda la cara como la de un hada.


Rosa pastel, muy clara, bastante traslúcida, y con micropurpruinas plateadas. No le saco la gracia, la verdad.

Rosa pastel satinada, super cremosa, muy pigmentada, y nada polvorienta. Da muchísima luz a la mirada.

Marrón dorado muy claro, metalizada, algo traslúcida, pero muy pigmentada, y con buen tacto. No es polvorienta.

Fila 5: neutros con sorpresa.

Rosa claro satinado con reflejo lila metalizado. Duocroma, pigmentada, cremosa. Es una sombra muy especial.

Sombra de color beige tostado, mate. Apenas pigmenta, y es una sombra bastante seca, cuesta sacarle color. Con el pincel se trabaja mejor.

Marrón café topo medio, mate. Poco pigmentada. Para transiciones sirve, pero poco más. Queda bastante traslúcida.

Marrón medio satinado con un leve reflejo dorado. Poco pigmentada, traslúcida. nada cremosa, ni polvorienta. Podría ser más de lo que es.

Sombra color cobre, metálica, muy cubriente, cremosa hasta ser polvorienta en ocasiones. Si la tratas con cariño, es una sombra que se extiende y queda muy uniforme. Es preciosa.

Gris muy oscuro, satinado, con micropurpurinas plateadas que se pierden por el camino en muchas ocasiones. Despista, porque, cuando resulta cremosa, pigmenta muy bien, cubre bastante, y no tiene purpurinas; pero, cuando se toma mat, es polvorienta, no cubre bien, y las purpurinas se quedan por la piel. Supongo que depende un poco de si consigues capturar sombra o purpurinas en ese momento, y eso es porque las purpurinas no están bien integradas en la sombra.

En general, tiene sombras muy apetecibles, pero ya habéis visto que falla un poco más que la otra en varias de ellas en cuanto a pigmentación. Ahora, le ponemos una base debajo, y nadie se entera.

¿Qué os ha parecido la Eyes on The 80's, potingueras?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...